Subimos a una fixie e iremos sin frenos y a lo loco por la ciudad sorteando taxis amarillos y Sarayésicas Parker en taconazos. El espíritu deportivo, lúdico y estético que conjugan estas bicis hace que levanten pasión urbana y te conviertas en un kamikaze de piñón fijo y freno a contrapedal.

Los pedales de estas máquinas están siempre en movimiento, lo que significa que no puedes dejar de pedalear. Para frenar tendrás que hacer una fuerza inversa al sentido de la marcha.

La ausencia de todo lo superfluo para rodar (cambiador, varios platos, más piñones, kits de frenos, desviadores…) hace que la bici sea superligera y sencilla.

Sólo queda recuperar el cuadro de la bicicleta vieja de carretera de tu padre, desnudarla por completo y pillar las piezas adecuadas. Esmérate en la elección de colores, el sillín de piel a juego con la cinta del manillar y unos neumáticos de colores. ¿A qué esperas? Yo ya estoy trabajando en la mía.

Left:http://bicyclestore.tumblr.com/

 

 

www.danielbragin.nl

Deja un comentario