Recientemente mientras hablaba con una amiga que ya es madre, acabamos “discutiendo” sobre si la creatividad es algo que debería fomentarse dentro del ámbito familiar o, si por el contrario, debería formar parte de las competencias de la escuela. Desde mi punto de vista, creo que es necesario hacerlo en ambas esferas.

Asignaturas como música y dibujo, además de las actividades extraescolares del tipo teatro, taller de escritura, manualidades, etc., me parecen necesarias para ayudar a nuestros niños a conocer sus talentos y desarrollarlos. Por supuesto, no podemos dejar recaer todo el peso en los maestros y, en casa, debemos estar atentos a la evolución de nuestros hijos e intentar desarrollar sus aptitudes.

Léele, no sólo cuentos

Hacer a tu hijo o hija conocedor de otras historias, ya sea reales o ficticias, avivará su imaginación. Ponerse en la piel del otro a través de la lectura, hará que use más su creatividad a la hora de jugar o de hacer cierto tipo de actividades. Aunque tus hijos ya sean mayores y sepan leer, es importante que tú no dejes de hacerlo.

Puedes leerles un trozo del periódico, de una revista, un libro que estés leyendo tú… Cualquier historia que sea adecuada a su edad, le hará querer crear otras nuevas.

Deja que dibuje a su antojo

A veces nos empeñamos en imponer a nuestros hijos cierta disciplina que, aunque no seamos capaces de verlo en el momento, pone límites a su imaginación. Es como decirles que tienen que pintar cierta cosa de un color, que no deben salirse de la línea, que el tamaño debe ser proporcional a la realidad… ¿Qué más da si quiere pintar un perro rosa o un árbol gigante? Y si practica pintura, procura que pinte sin copiar nada ni a nadie. Deja que desarrolle su imaginación. Las mejores ideas suelen nacer de los conceptos más disparatados.

Haz manualidades y cocina con él/ella

Una buena manera de que conozca otras cosas es a través de otros sentidos como el gusto, el tacto o el olfato. Conocer distintas texturas, distintos sabores, agudizará su curiosidad y sus ganas de saber más, de probar cosas nuevas. Si te gusta cocinar, puedes hacer que te ayude en la cocina; y si no, podéis hacer un montón de actividades en casa que desarrollen su creatividad.

Ve a una tienda de manualidades cercana y reta a tus hijos (como un juego) a hacer lo que se les ocurra. Seguro que te sorprenderán.

Relación con mascotas y animales

Relacionarse con mascotas puede fomentar la creatividad y espíritu solidario, además de que potenciará valores como el cuidado y empatía hacia otros seres. Haz que juegue con tu perrito y que se haga cargo de él en cierta medida, alimentándola con su comida para perros y sacándole a pasear. Estrechará lazos con tu mascota, aprenderá a valorar y a cuidar de otros y es una buena manera de mejorar la socialización también hacia otros niños.

Llévales de excursión

Al campo, al parque, a museos, exposiciones… Cualquier sitio en el que puedan ver cosas que no hayan visto antes y despierten su curiosidad por lo nuevo, vale. No importa si los llevas a una exposición sobre algún científico, por ejemplo, siempre que no sea muy aburrido. Conocer lo que otros han hecho les hará sentir que no hay límites y que pueden hacer lo que se propongan.

Haz que jueguen

La tentación de jugar a través de una pantalla rodea a tus hijos las 24 horas del día. Por la televisión, los móviles de los adultos, los ordenadores del colegio… Sin embargo, es importante que jueguen como lo hacíamos nosotros antaño. Si quieren una casa, un río, un bosque, un palacio, tendrán que crearlo ellos mismos con lo que encuentren por casa. Es bueno incluso que se disfracen, les ayudará a meterse más en el personaje.

Una vez leídas todas estas ideas, seguramente te estés preguntando cual es la mejor edad para empezar a hacerlo. Yo no tengo la respuesta científica para eso, pero si te diría que cuanto antes mejor. Es importante que el niño o la niña empiece a explorar cuanto antes quién es y qué es lo que le gusta hacer. Fomentando su creatividad, estamos contribuyendo a la vez a definir su personalidad, lo que puede repercutir de un modo positivo en su autoestima.


Este artículo ha sido escrito por Rosario García, creadora de contenidos con experiencia en diversos medios impresos y digitales y aficionada a todo lo relacionado con el mundo de Internet y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario