El Crossfit lleva varios años siendo moda. Este tipo de entrenamiento consiste en ejercicios basados en flexibilidad, potencia, fuerza y equilibrio.

Como quien dice, ¡Crossfit lo tiene todo!

Su versatilidad nos podría dar a pensar que cualquier persona logra tener excelentes resultados practicándolo, pero no. Practicar Crossfit puede ser perjudicial para tus objetivos. Entonces, ¿Para quién está diseñado este tipo de entrenamiento?

Aquí te contamos.

Ten en la mira tu objetivo

Ten en cuenta que es lo que quieres lograr, este entrenamiento en teoría podría ser ajustable para cada cuerpo, pero si lo que quieres es sacar músculo y ser tu propio Dwayne Johnson, no puedes pretender seguir un entrenamiento dirigido a la flexibilidad y el equilibrio. Un gimnasio tradicional es una buena opción si quieres ganar masa muscular, o si simplemente odias las clases grupales.

Para ser honestos, Crossfit no se especializa en un musculo en específico o en alguna disciplina deportiva, si eres o aspiras a ser un atleta profesional este tipo de entrenamiento no es para ti. Siempre podrás pertenecer a una comunidad deportiva yendo a ver partidos en vivo.

Si quieres bajar de peso, ademas de recibir “maltrato” emocional por parte de tu entrenador, te has topado con el deporte indicado. En crossfit las rutinas generalmente son iguales para todos, lo que cambia es la intensidad.

Por ejemplo, quien nunca ha asistido al gimnasio tendrá mucho menos peso en comparación a los que llevan un par de meses.

Amigo, recuerda que más que deportes o entrenamientos en específico, la cuestión de la vida fit es de voluntad.

Deja un comentario