Los barrios artísticos “se han convertido en un fenómeno cada vez más presente en todas las grandes ciudades, siendo una de las transformaciones urbanas y culturales más características del inicio de siglo”. (1)

Echemos una mirada rápida, pero no por ello superficial, a este fenómeno que involucra a los artistas y a todo aquel que se considere un art lover (me incluyo por supuesto).

¿Qué es un barrio artístico?

Un barrio artístico es un espacio urbano con notable creación artística, que con el paso del tiempo acumula prestigio (capital simbólico), el cual se cristaliza en una etiqueta de estilo que se gana el reconocimiento nacional e internacional (patrimonio simbólico).

Un barrio artístico está constituido además, por una alta densidad de artistas; por abundancia de arte en el espacio público; y finalmente, por la profusión de instituciones artísticas (2).

¿Cómo surge un barrio artístico?

Lo primero que he descubierto es que un barrio artístico no “se hace”, sino que “nace” como resultado de las dinámicas artístico-sociales ligadas a un determinado espacio urbano. Otro aspecto fundamental, es que no hay casi ningún barrio artístico surgido en un lugar periférico sin patrimonio simbólico-arquitectónico.

Pero, en principio ¿qué hace a un espacio más atractivo que otros?

Esa es la gran pregunta; y lamento deciros que después de investigar durante algunos días no he encontrado una respuesta definitiva. Pero no os iréis con las manos vacías, aquí van algunas aproximaciones.

Algunos barrios artísticos surgieron en zonas burguesas donde había una alta concentración de cafés, teatros y galerías (Eixample, Barcelona, principios del siglo XX).

Barrio Artístico Paseo de Gracia, Barcelona. Imagen cortesía: ojinaga.es

Por el contrario, lejos de la burguesía, en una zona bohemia, fue decisivo el prestigio que le impregnaron al lugar sus artistas consagrados y en ascenso (locales y extranjeros), ya que ello motivó que más artistas se concentraran para que sus creaciones se “contagiasen” de ese prestigio (Montparnasse, París, principios del siglo XX).

 

“La Escuela de París” surgió en un Barrio Artístico. Imagen cortesía: rtve.es

En otro caso, una ola de artistas ocupó una zona industrial abandonada, resolviendo así espacios baratos para la vivienda y para la creación artística (Así nació el concepto de Loft en SoHo, Nueva York en la década de los 70).

 

Barrio Artístico SoHo, NY. Típico Loft de los años 70

Sea cual sea la historia de cada barrio artístico, lo cierto es que son fenómenos urbanos, locales, cargados de simbolismo, que generan importantes etiquetas de estilo y grandes patrimonios. Lo cierto es que un barrio artístico no surge como resultado de políticas públicas, ni tampoco de una maqueta hecha para unos inversionistas del sector construcción.

Un barrio artístico nace de un ambiente estimulante que brinda una gran oportunidad para producir arte en cercanía de otros artistas dentro de un mercado idóneo.

FUENTES:

(1) Los barrios artísticos como base local de la cultura global. El caso del Raval de Barcelona. Joaquím Rius Uldemollins. Universidad Barcelona (2008).

(2) Barrios Artísticos: arte, artistas e instituciones culturales en la ciudad contemporánea. Grupo de Investigación “Arte, Arquitectura y Comunicación en la Ciudad Contemporánea” coordinado entre la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad de Zaragoza (2013-2015).

Seguid con nosotros y disfrutad este post Donde crean los genios

 

¡Deja tu huella! ¿Qué te ha parecido este post?

2 Respuestas

Deja un comentario