Llegas a casa cansado del trabajo y con un hambre que da calambre. Lo hemos vivido todos en nuestras carnes. Abrimos la nevera para ver si por arte de magia hay una fuente con una lasagna de atún y verduras cubierta de queso gratinado, pero no. Hay exactamente lo mismo que dejaste por la mañana al irte de casa.

Estamos en una encrucijada: abrimos la despensa a ver qué podemos inventar con lo que hay enlatado, llamamos para que nos traigan comida a domicilio o levantamos el paquete de merluza del congelador con la esperanza de encontrar un tupper que nunca estuvo allí con comida de tu madre.

Como hemos sido consecuentes con nuestra forma física y hemos ido al gym toda la semana, no vamos a echar por tierra el escuerzo mandándonos una pedazo de pizza (riquísima) y un litro de refresco. No! eso lo vamos a dejar para el fin de semana 😉

En esta sección intentaremos explicar e ilustrar recetas ricas, fáciles y chulas para comer bien y hasta quedar como un tipo con clase ante visitas, novia, amigas o lo que sea que entre por tu puerta con hambre.

No siempre serán sanas y bajas en calorías, porque no somos la tía del Special K. Pero intentaremos que no subas 10kg con ellas.

Y como has estado leyendo este post y no te va a dar tiempo de hacer algo demasiado elaborado, que se te echa el hambre encima, comenzamos con un bocata del gran Robinfood. Rápido, suculento y fácil de hacer. Buen provecho.

BOCATA “BRUNO”

2 rebanadas de pan de hogaza
1 pizca de mahonesa
1 pizca de mostaza
Carne de morcillo cocida
Pimientos del piquillo
1 puñado de germinados de mostaza (pican y recuerda a las hormigas que no llevan)
1 diente de ajo
Aceite de oliva
Sal

Preparación:

Poner a confitar los pimientos + diente de ajo.
Mezclar mahonesa + mostaza y untar las rebanadas de pan con ella.
Cortar la carne de morcillo en una loncha gruesa.
Colocar sobre el pan la rodaja de morcillo + pimientos + puñado de germinados.


Receta via Robinfood

Deja un comentario