Muchos no se plantean comprar una cama de diseñador por pensar que su precio es inalcanzable, o que las opciones son muy excéntricas. Pero se sorprenderían de las obras de arte moderno y funcional que se consiguen por un poco más de lo que cuesta una cama ordinaria. Tomaros el tiempo y mirad bien.

La cama es un territorio íntimo.

Es más que un mueble funcional, es un objeto cargado de simbolismo asociado a eventos trascendentales como el nacimiento, el amor, el placer, la enfermedad y la muerte.

Nuestro lecho es un micro-cosmo dentro de otro micro-cosmo mayor que es nuestra habitación, y éste dentro de otro mayor que es la casa.

Aún cuando tengamos un colchón tirado en el suelo vamos a sentir que no hay otra más cálida que nuestra cama.

Seguramente habréis probado más de una cama ajena; y luego de las pruebas físicas de rigor del primer encuentro, vuestra percepción (consciente o inconsciente) se habrá dirigido a detalles como consistencia, estilo y tamaño de la cama; textura y diseño de las sábanas; olor impregnado; y seguidamente pasaréis a los objetos alrededor, y al techo sobre vuestra cabeza…  ¡la sensación se materializa y os envuelve! estáis en un territorio que le pertenece a otro… estáis lejos de vuestra cueva.

La cama es un objeto que exterioriza nuestro mundo interior, proyecta nuestro estilo, y habla de nuestros deseos. Por todo esto no deberíamos tomarnos a la ligera la selección de nuestro micro-cosmo.

Me he dado una vuelta y he escogido unas camas de diseñador para vosotros. Espero que este top 5 muy personal os ayude a encontrar el estilo con el que más os identificáis.

“Lipla” del diseñador Jean Marie Massaud

 

“Blancket” del diseñador Alessandro Busana

 

“Dylan” del diseñador Andrea Lucatello

 

“Auto-Reverse Dream” del diseñador Giuseppe Vigano’

 

“Margareth” de la firma MisuraEmme

Mi elección es la Auto-Reverse Dream. ¿Y la tuya?

¡Deja tu huella! ¿Qué te ha parecido este post?