Eagle,  la empresa líder en restauración de Jaguar E-Type, nos regala estas imágenes estupendas de cómo hay que tunear un coche sin hacer que los diseñadores originales de la marca se quieran suicidar. “Pimp my ride” y programas de este estilo han mutilado multitud de obras de arte. Yo me pregunto… por qué, señor? por qué no dejan las cosas bonitas, sencillas, limpias y puras tal y como están? por qué tienes que hacer de un coche un popurrí de alerones, llamas, pantallas de plasma y motores hiperdimensionados que sólo harán que te gastes más en gasolina que en el alquiler de tu casa?

A lo que íbamos, este elegante toque que le aportan los chicos de Eagle al mítico E-Type tiene como resultado el flamante Low Drag GT. Presume de una carrocería de aluminio ligero, motor de 4.7 litros con 6 cilindros en línea que genera unos elegantes y poderosos 346 caballos, y lo llevan a ponerse de 0 a 100 en sólo 5 segundos. A este clásico espartano de la época el han incorporado todos las modernidades en cuanto a confort y seguridad: aire acondicionado, dirección asistida, GPS… lo básico para no abrasarte en verano y no perderte por las carreteras de la rivera francesa mientras te persigue una agente de KGB, que acabará bebiendo champán contigo, enfundada en un Prada en el Casino de Montecarlo.

Deja un comentario