El teletrabajo y el hiper-especialista como perfil profesional son dos tendencias en alza apresurada que se están entrelazando para gestar -me atrevo a decir- un nuevo sistema laboral.

Se puede definir el teletrabajo como una modalidad laboral a distancia de la organización empleadora, en la cual se utilizan las TICs para el desarrollo de la actividad laboral.

¡Ojo! Teletrabajo no es sinónimo de freelance. El teletrabajo se puede realizar en calidad de dependencia (regido por un contrato con una empresa), o en calidad de autónomo (cuenta propia – freelance).

Impacto del Teletrabajo en las empresas

En la última década esta modalidad se ha incrementado a pasos de gigante. Muchas empresas han comprobado que “un puesto de teletrabajo resulta 50% más barato que un puesto presencial” (1); que pueden lograr una mayor productividad porque se trabaja por objetivos; pueden acortar tiempos de entrega, y otras ventajas más.

Estadísticas del Teletrabajo, echemos ojo a las cifras:

Fijaros que los porcentajes se han calculado con base a la población empleada, es decir, no se han tomado en cuenta los teletrabajadores autónomos. Y creo que este grupo es importante; no son pocos los teletrabajadores que son contratados (de manera informal) por pequeños emprendimientos y particulares. Esto es lo cotidiano en plataformas de teletrabajo o freelance marketplaces (Upwork, Fiverr, etc.).

Por ejemplo, un productor musical en UK contrata a una cantante en EEUU para la grabación de unos coros; una escritora argentina contrata a un corrector de estilo en España.

Muchas personas decidieron, después de varios años, dejar las oficinas por razones variadas: salario precario; sensación de estancamiento; desgaste físico y económico por el desplazamiento; por rebeldía a un organigrama de autoridad, o por no poder convivir más con eso de la cultura organizacional. Otros, más jóvenes -por características de su generación- ni pasaron por las oficinas y se fueron directo al teletrabajo.

Desarrollo Web, una de las principales actividades realizadas en modalidad Teletrabajo

El lado oscuro del Teletrabajo

Según algunos estudios (y así lo confirma mi experiencia y la de muchos de mis conocidos), es que los teletrabajadores tienden a trabajar más de 40 horas semanales, porque viven conectados al trabajo (computador y teléfono) casi la mayor parte del tiempo que están despiertos. Esto conlleva a no respetar los límites entre el trabajo y la vida personal. ¿Irónico no? Además, la inseguridad e inestabilidad laboral aportan su dosis de amargo de Angostura.

Con todo y eso, no me retracto de teletrabajar; tampoco voy a mentir, de vez en cuando extraño la camaradería con los compañeros de trabajo, y sobre todo las cañitas after office, pero rápidamente me acuerdo de mis antiguos jefes y se me pasa.

FUENTES:

(1) Derecho Informático. Lucerito Flores Salgado, 2014

 

¡Deja tu huella! ¿Qué te ha parecido este post?

Deja un comentario