Los roles de género están cambiando constantemente, esto conlleva a la desestigmatización de ciertos comportamientos. Estas conductas llamadas masculinas se ven afectadas por ideales. De acuerdo a esto, que es la masculinidad y cómo influye en las decisiones.

Quién es masculino y quién no

En el pasado, la psicología solía atribuir la masculinidad como una parte esencial del individuo. Para determinarla, se evaluaba que tan consientes eran de su propio género. Aquellos que no cumplían con los estándares del género, se declaraban enfermos o anormales. De allí sabemos porque a los hombres que les atraía el mismo sexo, se les llevaba a rehabilitación.

Dicho esto, sabemos que la masculinidad no es nativista, porque aquellos que no poseen cualidades varoniles predeterminadas, no están enfermos. La masculinidad es vista como algo que se construye socialmente a partir de lo biológico, psicológico y experiencias sociales, que buscan servir propósitos particulares. Por lo tanto, ser masculino o no solo lo determina la epoca.

Entonces, si la masculinidad busca satisfacer necesidades actuales, es normal que el rol del hombre este cambiando. Por ejemplo, ya no se espera que el hombre sea cazador para traer comida, por lo tanto ser fuerte y ágil, desde este punto de vista, no significa ser masculino.

Comportamientos masculinos

Los comportamientos adecuados en los hombres se van transmitiendo por medio de mensajes difundidos por nuestros padres o cualquier red social.

Estos comportamientos son llamados normas masculinas, las cuales son asunciones que se van construyendo al pasar del tiempo y cambian dependiendo de la sociedad. Su objetivo es de cumplir las expectativas sociales. El psicólogo James R Mahalik, en conjunto con otros investigadores crearon un inventario de normas masculinas (CMNI): Ganar, control emocional, tomar riesgos, violencia, dominación, galantería, confianza en sí mismo, priorización al trabajo, poder sobre la mujer, rechazo a los homosexuales y la búsqueda de una reputación.

Estas normas masculinas cambian la percepción de los comportamientos que puedan causar riesgo al bienestar propio y de otros. Muchos casos de actitudes desfavorables hacia homosexuales y mujeres están ligados con el concepto de masculinidad. También, para los militares, la masculinidad implica rechazo a evaluación psicológica, lo cual puede aumentar el riesgo de suicidio.

Es difícil no estar expuesto o ser influenciado por estas normas. Cualquier tipo de comportamiento dañino a sí mismo y a los demás que esté basado en una serie de asunciones que varían de acuerdo a la época, es un comportamiento que vale la pena dejar ir.

Deja un comentario