El sol se abre paso en los cielos, los días se alargan, las faldas se acortan y los ojos han de protegerse. Y no nos vale cualquier protección: necesitamos calidad para nuestra vista y diseño para el espíritu.

Una profesional del sector me explicó un día por qué las gafas que compramos en los chinos, en los paquis o en H&M son una porquería. Con el aumento de luz, la pupila se contrae, como todos sabemos. Al ponernos unas gafas de sol, la pupila vuelve a dilatarse tras los cristales de nuestras gafas. Si estos cristales son malos, los rayos dañinos entrarán mucho más en nuestros ojos, ya que la pupila está más abierta que si no lleváramos gafas de sol. Unos buenos cristales, hacen que estos rayos dañinos no pasen. El componente médico del por qué comprarse unas buenas gafas ya es suficiente para desembolsar algo más de 20 euros, no creéis?

Y en cuanto a la estética, aquí os dejo unos cuantos modelos. Lo retro vuelve: todo lo que llevara Steve McQueen, Paul Newman o Robert Redford está de moda.

Y como cierre a este post, os dejo este video publicitario, que más que un spot es un corto. Actores geniales, musica exquisita y unas gafas para tíos sin complejos. (Este vídeo está dedicado a una pinchita)

 

Deja un comentario