Las calles de Mónaco, éste es el nombre del yate más caro del mundo, estimado en la exorbitante suma de 1 billón de dólares. Y no es para menos, este yate es una ciudad en sí misma, que como su nombre indica imita al principado de Mónaco. Además cuenta con acceso ilimitado a cualquier puerto del mundo. Nada mal, ¿no?

¿Un circuito sobre el yate? No hay problema

Este yate de 152 metros de largo tiene imitaciones en miniatura del Casino de Monte Carlo, del Hotel de París, del Café de Paris, del hotel Loews y de la Rascasse, pero quizá la imitación más impresionante es la de la pista de carreras de Monte Carlo, la cual cuenta con túneles que pasan bajo la cubierta. También cuenta con numerosas piscinas, canchas de tenis y una plataforma que contiene yates más pequeños en caso que se quiera navegar en las aguas circundantes.

El director de la compañía detrás de este yate, el inglés Rob McPherson, ha dicho sobre su diseño que buscaban algo único que reflejara el estilo y la sofisticación de Mónaco, para así llevar este principado al océano. Para los diseñadores de este impresionante yate la pieza central es El Atrio, el cual conecta el lado superior y el inferior del barco. El Atrio incluye siete suites, todas las cuales tienen su propia recepción, baño, vestidores, la habitación y un balcón para contemplar los mares.

“Las calles de Mónaco” podrá alojar a 16 huéspedes y a una tripulación de 70 personas, la cual le costaría al dueño del yate millones de euros al año. Lo que valdría la pena, ya que para el propietario de esta increíble embarcación está reservado el apartamento principal, el cual toma parte de tres de los cuatro pisos del yate, teniendo el mismo tamaño que un penthouse. Ahora la pregunta es, ¿quién será el afortunado billonario que podrá darse el lujo de comprar esta ciudad flotante?

Deja un comentario