Se asoma el calor a este verano que parece que no entra. Nadie cree que estemos ya en junio, pero este fin de semana ha cuadrado un tiempazo increíble. No os contaré desde donde estoy escribiendo este post porque no es cuestión de dar envidia (playa de las gaviotas, Tenerife. 20:00h, temperatura ambiente de 28º. Temperatura del agua de 23º) pero yo ya empiezo a disfrutarlo. Bolso de la playa, gafas de bucear, alpargatas, bañador, vespa y una mujer fantástica agarrada a tu cintura rumbo a la playa. Si amigos, ese es el verano.

Y con el calor llegan los clásicos veraniegos: las canciones de los anuncios de cerveza, las terrazas de verano, la bebida fresquita que nos acompaña bajo ese paraguas que hace que no te achicharres… Y por la esquina, de repente ves pasar a Lolea, con sus curvas sinuosas y su traje elegante, cubierta de ese halo de carisma de película de Fellini y raza mediterránea. No es una morena despampanante, es una sangría hecha con cariño y vestida de lunares que quita el sentido.

Desde Zaragoza,  CASA LOLEA nos propone esta sangría preparada, de elaboración artesana con una combinación de vino y fruta con un toque frizzante, en una proporción que solo ellos bien saben. La Sangría se puede elaborar con vino tinto y con vino blanco, también llamada Clarea.

Comercializan dos productos. Nº1 y Nº2.

Nº1 está compuesta de vino Cabernet Sauvignon y Merlot, zumo natural de naranja y limón, azúcar de caña, un toque de canela y agua de manantial ligeramente frizzante.

Nº2 tiene vino Moscatel, aroma natural de naranja y zumo de limón, azúcar de caña, un suspiro de vainilla y agua de manantial con un toque frizzante.

La forma perfecta de servirla? pues en vaso largo, con hielos y acompañado de una rodaja de naranja y una de limón. Pero hay otras maneras. Al estilo de Valencia, que consiste en verter la sangría roja en una jarra con naranjas y limones cortados en trozos y añadir un chorrito de Cointreau. Al estilo de Sevilla, también con la sangría roja en una jarra con trozos de manzana y melocotón y añadiendo el zumo de tres naranjas. O a la manera que más le va a gustar a esas amigas que han venido a la fiesta, volcando la sangría blanca en una jarra con fresas troceadas y añadiendo un generoso chorro de Vodka. Risas, fiesta, amistad y diversión aseguradas.

Si queréis más información sobre Lolea, esta es su web: sangrialolea.com

Deja un comentario