Malamu es un concepto repetido por todo el mundo en el éxito de las cosas bien hechas: un negocio que ha pensado de manera correcta que poner un buen dinero en una imagen corporativa, un branding y un packaging profesional, es una inversión y no un gasto. Diseñado y pensado con buen gusto y practicidad, esta imagen coproducida nos lleva a un hogar cálido, a nuestros seres queridos y al sabor de la comida casera. Según sus creadores, el sentido del gusto y lo que nos recuerda esos sabores que probamos desde pequeños, nos hacen también la persona que somos.

Las autoras de esta imagen son Anastasia Yakovleva, rusa de San Petesburgo, y la italiana Alice Paviotti.

Según Anastasia, la finalidad ética del diseño, la pureza de la forma, el ser conciso y la eliminación de todos los elementos innecesarios llevan a un diseño al triunfo estético y funcional.

Según RetroVanguardia, esta imagen tan cuidada muchas veces no se valora por la clientela. Un diseño bueno, en un ambiente chulo, con una buena iluminación, un servicio amable y resolutivo, un precio realista y una comida para repetir, hace que un restaurante-cafeteria-discoteca funcione de verdad. Cuando una de estas patas no funciona, se nota. Y sabemos que cumplir todos estos requisitos es difícil y muy costoso, pero a la larga, vale la pena.

En definitiva, una imagen corporativa diseñada para los enamorados del buen comer.

Fotografía por Stefano Casati

Deja un comentario