La tecnología crece a pasos agigantados, pasamos de la era de piedra y el descubrimiento del fuego a tener Internet por todo el mundo y comunicarnos en segundos sin importar nuestra ubicación en algunos pocos millones de años… a menos que nuestra ubicación sea un búnker, claro está. La tecnología nos ha llevado a visitar la Luna, como si se tratara de un viaje en avión hacia otro continente nada más… bueno, no tanto así, pero vaya que se ve como algo fácil ahora, después de que la NASA arribó por primera vez a nuestro hermoso satélite natural en la década de los 60.

Pues resulta ser que ir a la Luna no lo es todo para la NASA (¿quién lo diría?) y ahora han desarrollado una píldora que funciona como sensor para indicar la temperatura corporal, el ritmo cardíaco y otras cosillas que son bastantes prácticas y funcionales.

Del tamaño de una pastilla común

La píldora mide alrededor de 2 centímetros y tiene un micrófono, una batería y un termómetro que emiten señales hacia un dispositivo externo, sea una laptop, un teléfono o algún otro aparato especializado. La pequeña píldora hecha a base de cuarzo y recubierta en silicona no representa ningún tipo de riesgo para quien la ingiere y puede durar hasta 30 horas dentro del sistema.

¿Esta tecnología en realidad fue creada para futbolistas?

La verdad es que no… bueno… no del todo… la invención fue pensada para astronautas (obviamente, estamos hablando de la NASA), bomberos, y atletas en general… pero a decir verdad, el fútbol y el fútbol americano, debido al enorme desgaste físico, son los deportes con más riesgo de infarto. De hecho, en 2001 se registraron algunas muertes por infarto dentro de campo de juego. Por ello, grandes clubes como el Liverpool o algunos equipos de la NFL como Tampa Bay, han adoptado este método de monitoreo en sus jugadores, tanto en los entrenamientos como en el juego competitivo.

Midiendo los signos vitales

Con una simple píldora puedes monitorear a los jugadores que están en el campo y si ves algo raro puedes mandarlo a la banca y darle asistencia médica a tiempo para evitar que se desplome frente a miles de espectadores. Una píldora salvavidas gracias a la NASA… ¡y a la tecnología por supuesto!

Monitorear es fácil gracias a esta tecnología

Deja un comentario