Barry llevaba varios años encerrado en su laboratorio. Amigos, familia y compañeros de profesión sabían de su pasión por la investigación pero empezaban a preocuparse por las consecuencias de tal idilio.

Cuando te acercabas a su despacho, siempre cerrado, maullidos de gatos y eurekas eran lo único que la sólida puerta de madera permitía hacer llegar al mundo exterior, y no precisamente para calmar los ánimos de sus allegados.

Claro está, nadie pensaba que esta constancia y dedicación en un campo tan inhóspito como la electroencefalografía podría llevarle a lo más alto de la carrera científica jugando un papel fundamental en la historia de la neuropsicología . Barry acabó siendo una pieza básica en el desarrollo de una de las empresas que más alegrías y beneficios daría a la especie humana. Son los años 70 y la empresa recibía el nombre de N.A.S.A.

Barry Sterman estaba tratando de reproducir algunos de los experimentos de Pavlov con los gatos cuando descubrió que podía enseñar a sus felinos a producir un tipo de frecuencia de onda llamada frecuencia sensoriomotor(SMR). ¡Los gatos eran capaces de modificar su estado cerebral a conciencia! Estos increíbles resultados fueron publicados en la prestigiosa revista médica Brain Research en 1967.

¿Para que servía este descubrimiento? Ni idea. Eso sí, Barry cogió sus gatos, abrió la puerta de su laboratorio y se dirigió a las instalaciones de la NASA. Gracias a sus gatos y a un problema de los astronautas con un combustible llamado monmetilhidracina(MMH) que al parecer no les sentaba muy bien, Sterman pudo demostrar que las personas podíamos mejorar nuestras funciones cerebrales a través del neurofeedback. Los resultados fueron replicados en laboratorios de todo el mundo y publicados 1978.

El trabajo de Sterman allanó el camino para las aplicaciones futuras del neurofeedback y en las décadas siguientes se comenzó a utilizar este método en trastornos psicofisiológicos tales como ansiedad, adicciones, depresión o síndromes postraumáticos.

Cuarenta años después, el neurofeedback ha tenido tiempo para crecer, sufrir una adolescencia al uso, sintiéndose un incomprendido, vivir una frenética juventud en la que las universidades y centros de investigación de medio mundo le aportaron identidad y competencias y llegar hasta nuestros días con una madurez plena en la cual asienta su seriedad y eficacia.

Los estudios de Barry Sterman y Joe Kamiya pusieron la primera piedra para la aplicación a la vida real del neurofeedback mejorando las funciones ejecutivas y proponiendo una estrecha relación entre entrenamiento cerebral, toma de decisiones y la mejora del rendimiento. Hoy en día sus aplicaciones superan con creces los sueños universitarios de un prometedor científico y sus gatos.

Uno de los campos en los que el neurofeedback está viviendo mayores alegrías y en el que se abren cada día nuevas posibilidades es el de los recursos humanos. Diferentes estudios han demostrado como las personas que introducen el neurofeedback en su plan de formación y capacitación no solo mejoran su motivación, la toma de decisiones, su capacidad de atención o sus habilidades de negociación, sino que además, se ha notado una mejora significativa en los programas de prevención del estrés y sus consecuencias directas, reduciendo el absentismo laboral, mejorando el estado de ánimo de los trabajadores , reduciendo los niveles de ansiedad y mejorando el compromiso e implicación con el trabajo a desempeñar.

Ejemplos como el de Eric Shanteau del equipo olímpico de natación de los EEUU, Jyri Kuusela, astrofísico coordinador del departamento de observación de la Agencia Europea Espacial o más cerca aún , aquí en España, donde Organizaciones como el Club Náutico de Tenerife que aspira seriamente a meter a alguno de sus regatistas en la lucha por el oro en los próximos juegos olímpicos de Rio de Janeiro 2016 o Lourdes V. Rodríguez, Manager de Accencture nos demuestran día a día los buenos resultados que está produciendo la inmersión del neurofeedback como una herramienta más de los equipos de gestión de los recursos humanos.

Es más, retomando las palabras de Global Workforce Study “tanto en España como en el resto de Europa, empleadores y empleados se sienten “estancados”, y estresados, ante una visión pesimista del mercado laboral, por trabajar demasiadas horas y por la escasez de oportunidades de progresar profesionalmente en su empresa o en otra. Además, el 70% piensa que su organización no ofrece oportunidades de promoción, ni de desarrollo”.

Pues bien, el neurofeedback se perfila como una herramienta imprescindible para dotar a las empresas y a sus trabajadores de respuestas a esta sensación de estancamiento tan nocivo, ya que viene a satisfacer las necesidades y los retos que la actualidad nos demanda, ofreciendo, en poco tiempo, una solución eficaz para prevenir y atenuar el estrés.

Texto de nuestro colaborador: David Villa Rodríguez. Coordinador de Neurovitalia Madrid.

Fotos: Cristina de Middel. Premio de fotografía Deutsche Börse 2013

Cristina de Middel // The Afronauts from haveanicebook on Vimeo.

Test Retrovanguardia. David Villa Rodríguez

[accordion][acc title=”Tu grupo favorito del momento”]Por la mañana, La Canalla. A mediodía, algo de Mansilla y los espías. Antes de salir a tomar algo, la banda afincada en Londres llamada Ska Cubano (pedazo de disco que han sacado).Y cuando el cuerpo está más que contento, me pongo algo de los Hermanos Cubero y su folk aragonés.[/acc][acc title=”Tu director de cine/video preferido”]Haneke, Haneke y Haneke… es al único al que he insultado en mitad de una proyección y he seguido viendo sus películas. Y en cortometrajes, me gusta mucho Javier Loarte[/acc][acc title=”El artista que te inspira”]Contemporaneo: Santiago Giralda. De toda la vida: Ribera[/acc][acc title=”El primer objeto que te comprarías con 1 millón de euros”]Una hamaca…porque la maravillosa terraza con vistas al mar sería de alquiler.[/acc][acc title=”Esa mujer inalcanzable…”]Sienna Miller. No pongo fotos que me vuelvo loco.[/acc][acc title=”El lugar donde te escaparías este finde”]Cuzco. Subiendo desde la plaza de armas hasta la plaza de San Blas.[/acc][acc title=”Ese cocktail que siempre haces”]Sorbete de Txacoli y mandarina.Poco común y muy refrescante. Un puntito que los invitados recuerdan.[/acc][acc title=”Un edificio simbólico”]Mirando al mar. Y a falta de oceanos, la parte nueva del Museo del Prado tiene un claustro precioso.[/acc][acc title=”Si volvieras a nacer, tu vocación profesional sería…”]Puf! Ahí le has dado… a estas horas te diría que “santa rita rita rita lo que se da no se quita”…me quedo como estoy. (again)[/acc][/accordion]

 

Deja un comentario