Vamos a ser honestos. Conducir un coche clásico no siempre mola. Estamos acostumbrados a tener dirección asistida, navegador, luces automáticas y demás comodidades del futuro solo soñadas por Kubrick en el año 1967. Por lo tanto debemos ceñirnos a dos características puntuales: El diseño y el motor. Daremos por sentado que el propietario de un coche clásico tiene a punto el motor. Sobre la estética, es cierto que entra en juego el amor por líneas geométricas o las formas orgánicas, pero BMW ha logrado incluir en la categoría de clásicos contemporáneos muchos de sus modelos en los últimos 50 años.

Sus modelos han sido construidos masivamente en cadenas de montaje y por pura probabilidad, muchos de esos coches han sobrevivido el paso de los años de una manera más que decente. Tanto es así que BMW dedica una web para dar soporte a sus clientes y a clientes potenciales, ya que ofrecen servicios de alquiler de coches clásicos.

Su página de Facebook es el punto de encuentro de fans y propietarios de BMW. De ahí nos hemos nutrido para realizar la siguiente selección:

BMW 507

BMW M1

BMW E9 CSL

BMW 2002

BMW Z8

BMW 633 CSi

BMW Z1

Deja un comentario