O diseño a la catalana, porque hay que reconocer que son los mejores. Acaba de celebrarse la entrega de estos premios que están organizados por la Asociación de Diseñadores Gráficos y Directores de Arte del FAD (ADG-FAD). El ADG es una asociación privada sin ánimo de lucro de ámbito estatal. Desde hace cincuenta años su objetivo es promover el diseño gráfico y la comunicación visual en la vida cultural y económica del país. Los premios Laus son la mejor representación de esta ambición, un auténtico termómetro del trabajo en diseño y comunicación.

Valorando parámetros como la calidad conceptual, calidad formal, funcionalidad, excelencia y aportación, los profesionales y estudiantes de este ámbito presentan sus obras, como películas a los Oscars.

En esta edición 2013 hemos podido ver muchos trabajos que nos han dejado fríos. Un nivel muy sobrio con chispas de color y elegancia que salvan los muebles, como el trabajo espectacular de el heladería Rocambolesc, por la agencia Run, y Gild International, de la agencia Mucho

Deja un comentario