Conocí a Sara Sálamo hace unos años en la universidad de La Laguna. Llegaba tarde a clase y al lado mío había un hueco. Se sentó a mi lado, se presentó y me pidió un bolígrafo… Hace dos semanas me sentaba yo en una sala de cine para verla en la gran pantalla.

Recuerdo a una persona tenaz, decidida, alegre y directa. Por eso, cuando un viernes por la tarde recibí una llamada para decirme que había decidido lanzarse a por su sueño, adiviné que le iría bien. Palabras de ánimo y deseos de fortuna se cruzaron a través del teléfono. Meses más tarde otra llamada me ponía al tanto de su primer papel en televisión. Después llegarían otros. Hasta que la gran pantalla la reclamase. “Tres60” la colocaría definitivamente en boca de todos. Con Santiago Segura detrás y con el también debutante Raúl Mérida como compañero de aventuras en el film, la carrera de esta joven tinerfeña ha despegado definitivamente. Con otros proyectos a la vista, su rostro se convertirá pronto en habitual.

Tras unas semanas muy duras de promociones y entrevistas, hablamos con Sara cuando la vorágine de las prisas cede un poco. Un respiro entre tanto estudio, la otra cara de los actores que no conocen los espectadores comunes. Porque la profesión no es que sea agradecida, es laboriosa. Detrás de una actuación hay cientos de horas de estudio y ensayos, de trabajo duro y compromiso, de renuncios a actividades comunes, de sacrificios. Es lo que no se ve. Lo que luego apreciamos es una victoria en el primer segundo de su sonrisa. Los vencidos somos nosotros, pobres mortales. Su simpatía y disponibilidad hacen el resto. Habla para RetroVanguardia desde la naturalidad, desde la cercanía. Se agradece.

RetroVanguardia: Sara, me consta que no paras, así que muchas gracias por atender a RetroVanguardia.

SARA: Es un placer, ¡y más cuando me entrevista alguien como tú! Gran persona, y amigo.

R: Creo que desde pequeña te has sentido atraída por el mundo del espectáculo. Fuiste reina de las fiestas de Santa Cruz de Tenerife, protagonista del teléfono de información 11889, imagen de catálogos de moda y participaste en anuncios de la isla. ¿A medida que crecía Sara Sálamo se hacía más pequeño el archipiélago?

S: Sólo en cuanto a lo laboral. Adoro mi isla, e intento escaparme siempre que tengo un hueco, pero si es cierto que, sobre todo en mi campo, no hay muchas salidas.

R: Quizás hay personas que no lo saben, pero en la isla comenzaste la carrera de sociología. Sabemos que estás concienciada con muchas causas. Aparte de la interpretación y el periodismo (estás siempre informada), ¿se trataba de otra inquietud?

S: Mi aventura con la sociología fue un intento fallido de venir a Madrid. No tuve la valentía de venirme un año antes, y se había pasado el plazo para estudiar derecho y periodismo, que eran mis opciones, así que me matriculé para hacer un “curso puente”. Y tengo que decir que, aunque realmente no estaba allí por vocación, me pareció muy interesante. Me gusta saber de todo un poco.

R: Hablando de inquietudes, ¿qué hace Sara Sálamo cuando no está trabajando? ¿Y qué hay de lo que no se ve en el oficio de un actor?

S: Soy una chica de lo más normal. Me encantan los animales, la lectura, el cine y ahora estoy aficionándome mucho al deporte… Adoro pasar una tarde en una terraza, y conversar… Soy muy “palicosa” (ríe). Con respecto a “lo que no se ve en este oficio” es cierto que hay que estudiar mucho, pero yo estoy encantada con ello, así no se pierde el hábito. Y supongo que la peor parte de la profesión, a mi parecer, son las esperas… Las esperas tras un casting… Aparte, soy una persona bastante hiperactiva, y la paciencia es algo que tengo que trabajar más…

R: De repente un día te marchas a Madrid. Hay que estar muy segura de lo que se quiere. ¿Qué pierdes y qué ganas?

S: He dejado muchas cosas atrás. Pero he aprendido, que al irme no perdí nada importante, ya que lo que realmente me importa, a pesar de la distancia, sigue a mi lado, como son mi familia y mis verdaderos amigos. Poniendo una balanza, creo que he ganado mucho más de lo que he perdido, y cuando tengo mimos de familia y mi gente, en 2 horas y media estoy ahí. He ganado tantas cosas…. Experiencias, grandes amigos, y el trabajo de mis sueños. Ahora mismo me siento plena.

R: Apareciste en diversas series de televisión: Toledo, Aida, Arrayán, Águila Roja… ¿Tienes algún recuerdo en especial?

S: De todas tengo un recuerdo especial. Ya por ser la primera, por el equipo, por el personaje al que interpreté, por las personas a las que conocí… Creo que es la magia de este trabajo.

R: Y llegamos al cine. Un día te presentas a un casting. Te llaman para una segunda audición. Y vuelve a sonar el teléfono para decirte que prepares las maletas porque te marchas a rodar a San Sebastián. Subidón es poco…

S: (Sara se ríe, se le ilumina la cara) La verdad es que estaba loca de contenta, pero me duró la euforia 5 minutos, ya que hasta que no se firma el contrato, y no te ves yendo al rodaje, no deberías emocionarte por si acaso… El gran día, llegó cuando subí al tren con destino Donostia.

R:  Conoces a gente del mundillo. Santiago Segura produce la película. ¿Cómo es estar dentro de lo que antes veías en las salas de cine o en la pequeña pantalla?

S: Ahora lo voy normalizando un poco más, pero al principio choca mucho… Mi primer viaje a Madrid fue con mi padre, y vine a ver una obra de teatro llamada “Los Productores” de la que salí fascinada, y la protagonizaba Santiago junto a José Mota, y en el momento en el que vi que él estaba en el proyecto, me emocioné mucho.

R: Sé que eres una gran aficionada al cine. ¿Aun puedes ir de manera “anónima” a las salas o se va complicando la cosa?

S: (De nuevo, se le escapan unas carcajadas) Sí, sí, puedo ir de manera anónima.

R: Ahora estás haciendo teatro. Al ser directo siempre… ¿Es el mayor reto para un profesional?

S: Sí, estoy con una micro-obra llamada ECCE MONO muy divertida, futurista y alocada. Es un mayor reto, ya que no hay cortes, ni puede haber equivocaciones, pero la respuesta inmediata del espectador es una sensación maravillosa.

R: Pasamos a lo personal. Eres consciente de tu atractivo. Entre nosotros… ¿Esas cosas ayudan? Ya sabes… A la hora de conseguir papeles protagonistas y todo eso.

S: Creo que hay papeles con todo tipo de perfiles… Y mil papeles en los que no encajo, así que no necesariamente. Ya he dicho en otras ocasiones que el físico es un regalo que te hacen, está en ti el cuidarlo y mantenerlo.

R: En Tres60 hay alguna escena subidita de tono. ¿Cómo es para una chica tan joven tener que desnudarse? Es interpretación también, pero más personal. Es importante la confianza, imagino…

S: Da bastante pudor, aunque haya equipo reducido, siempre “da palo”. Creo que lo más importante es crear un buen vínculo con la persona con la que lo tengas que hacer, para que puedas sentirte más cómoda y se haga más llevadero. Aparte, no puedes estar pendiente de pasar vergüenza, ya que tienes que estar pendiente de tu interpretación, de tu texto… etcétera.

R: ¿Qué busca Sara en las personas del sexo opuesto? ¿En qué se fija de un hombre? ¿Qué le gusta? ¿Hay un prototipo?

S: Mi mito erótico confesable es Ewan McGregor (Sara vuelve a reírse, pero de otra manera, más pícara)… La verdad es que tengo debilidad por los ojos claro, pero sobre todo busco un hombre que sea educado, respetuoso, responsable, y que me quiera por encima de todo.

R: ¿Qué haces un sábado por la noche?

S: Suena a tópico, pero el plan cena y película me chifla. Si es verano, una terracita con amigos, o juegos de mesa en casa.

R: ¿Tienes miedo a que tu físico condicione el pensamiento del público con respecto a ti, o que se te pueda encasillar en un tipo de papeles?

S: No es algo que me plantee… Intento dar lo mejor de mí en cada trabajo, como si fuera el último, y el estar orgullosa conmigo misma, me basta.

R: ¿Cómo se te conquista?

S: No creo que haya un “modus operandis”. Tiene que haber una química y una magia que no creo que se pueda planear… Eso simplemente, nace. Pero si tengo que decir algo, me tengo que reír mucho con esa persona, que podamos conversar sobre cualquier cosa, y que tengamos aficiones comunes… Creo que así me fijaría el alguien.

R: ¿Qué te llevarías a una isla desierta?

S: Buena compañía, mis perros, y un E-book con miles de libros.

R: Este verano, vuelves unos días a la isla. ¿Qué echas de menos?

S: Echo de menos a mi familia, a mis amigos, la comida canaria, y sobre todo la playa.

R:  ¿Te ves fuera de España en un futuro?

S: Creo que el paso más difícil, fue salir de Canarias… Ahora si tuviera que hacerlo, probaría suerte en cualquier parte del mundo.

R: Por último, ¿por qué tenemos que ir a ver 360?

S: Tres60 es una peli perfecta para el verano, una peli que entretiene, con pinceladas de comedia, de amor, y tensión. Ingredientes perfectos para pasar una hora y media pegado a la butaca.

 

Test Retrovanguardia

Una película TRES60 (Ríe de manera cómplice) Y en el caso de que no valiera: BIG FISH, TOMATES VERDES FRITOS, MONSTER, AMERICAN HISTORY X… ¡¡¡¡NO ME HAGAS ELEGIR!!!!

Una canción On my own

Un libro, que sé que lees mucho Travesuras de una niña mala

Un ídolo Natalie Portman

Un sitio para comer  “La mordida” un restaurante MEXICANO

Playa o montaña Playa, sin duda

Un deporte Hípica, yoga, pilates…

Un sueño Poder llegar a vivir de esto

Un deseo Deseo que hagamos más entrevistas… Eso quiere decir que estamos los dos trabajando. Fuera broma, desearía que el país volviera a la estabilidad, y que TODOS podamos contar con un trabajo

Bonus: nos debemos un café

PARA CUÁNDO ESE CAFEEEEEEEE!!!!!

@JacoCorrea

Fotos: durecouture. Google.

Deja un comentario