Hay gente a la que le gusta el cine y difícilmente los verás enganchados a una serie de televisión. Quizás porque piensen que perder el tiempo en una con una trama larga les va a robar momentos que podrían dedicar a, por ejemplo, ver películas con una historia “cerrada”. En 2 horas ya hay una historia devorada. No vas a necesitar reservar otros momentos para completar una trama. Puede que porque existe un tipo de serie que es más común, y es en la cual los capítulos son independientes los unos de los otros. Tipo CSI, hay una historia que solo está conectada porque los personajes principales son los mismos. Al final acabas pensando aquello de: visto un episodio, vistos todos. Y finalmente están los que opinan que una creación grandiosa no se sostiene en formato televisivo, en la pequeña pantalla.

Hay una cadena que se ha especializado en llevar la contraria a todos aquellos que mantienen esa idea. Les lleva la contraria y les sorprende por la calidad de sus series. Hablamos de la HBO, propiedad de Time Warner, que eleva el nivel con sus obras y les hace situarse un escalón por encima de sus rivales. Desde los “Fraggle Rock” hasta “Los Soprano”. Desde “Roma” hasta “Boardwalk Empire”. “The Pacific”, “True Blood”, “Treme”, “The Newsroom”, “Sexo en Nueva York”, “A dos metros bajo tierra”, “El Séquito”. Y ahora “Juego de Tronos”… El reflejo del éxito en cada una de ellas. Y la joya de la corona: “The Wire”.

Un comienzo pesado que hay que soportar para luego disfrutar de una experiencia inolvidable, maravillosa, genial. David Simon consigue el cénit con su relato sobre la ciudad de Baltimore, una de las más duras de los EEUU. Dividida en 5 temporadas y 60 capítulos sublimes, con una trama que varía en cuanto a escenarios y enfoque se refiere. Según tus necesidades y/o intereses, tendrás tu temporada: en la primera, los policías y narcos nos pondrán en sintonía con la ciudad, que continuará en los muelles y los sindicatos en el siguiente acto. Los políticos dan un paso al frente en la tercera entrega, para centrarse en la educación y los medios de comunicación en la cuarta y quinta temporada respectivamente. Podríamos dudar si “The Wire” es una serie, o si se trata de cinco en una. Las cinco temporadas de The Wire presentan enfoques e incluso estilos divergentes, pero hay un factor común a todas ellas: no importa la impresión que te produzca cada temporada en sus primeros episodios… Tienes que verlas completas, y terminarás rendido ante la inconmensurable calidad de lo que tienes delante.

La cantidad de actores es tan elevada que sería injusto destacar a solo unos pocos. A medida que se desarrolla la trama, la afinidad con unos y animadversión hacia otros llegará. Cada uno tendrá sus favoritos. Yo tengo los míos. Pero hay que destacar el trabajo de todos. Son los personajes quienes nos terminan enganchando, es su destino lo que más preocupa. Hayas visto o no la serie, te sonarán los nombres de McNulty, Omar Little, Bubbles, Bunk, Stringer Bell, Avon Barksdale o Lester Freamon. Y la otra gran protagonista es Baltimore, la ciudad: hablamos de la gran ciudad estadounidense que presenta un mayor índice de pobreza, marginación y delincuencia. En ella se producen más de trescientos asesinatos al año y su tasa de mortalidad por homicidio es comparable a la de muchas ciudades del tercer mundo. Hace poco leía una entrevista a Dontaye Draper, jugador del Real Madrid de baloncesto, en la que decía que la urbe era tal cual como la describían en la serie. El realismo es evidente en el metraje.

Y vamos con los motivos por el que tienes que ver la serie. Porque tiene de todo: drama, acción, humor, intriga, violencia, ternura, crítica social, reflexión, tragedia… Porque está espléndidamente narrada, por sus memorables momentos, sus enormes interpretaciones. Y porque la serie no trata al espectador como un vulgar ser humano que se sienta en su sofá a pasar una hora de su tiempo; todo lo contrario, te hace pensar, te obliga a intentar ser inteligente, porque no viene todo explicado. Y se agradece. En definitiva, “The Wire” es seguramente la mejor serie jamás creada, la más perfecta, la obra magna de la televisión.

Cerramos con algunos comentarios acerca de la misma por parte de la crítica:

[unordered_list style=”star”]

  • “Cualquiera de los capítulos de The Wire es tan bueno o mejor que cualquiera de las películas presentadas a los Oscar”. Lisa Schwarbaum
  •  “Si sólo dispones de una hora a la semana para ver la televisión, concédesela a The Wire”. Maureen Ryan.
  •  “El retrato más lúcido y pavoroso de los mecanismos del narcotráfico que yo he visto nunca”. Carlos Boyero.
  •  “Con el último episodio de ‘The Wire’ acaba una de las mejores (el adjetivo es aquí innegociable) series de la historia”. Alberto Rey.
  • “Es la obra de televisión más asombrosa que nunca se ha hecho en Norteamérica, posiblemente la obra de televisión más asombrosa jamás hecha”. Alan Moore.
  •  “La mejor serie de televisión, nada más que añadir”. San Francisco Chronicle.
  •  “La experiencia televisiva más rica y satisfactoria”. Entertaiment Weekly.
  •  “El mejor programa de televisión”. GQ.
  •  “Brillante… La mejor”. TV Guide.
  •  “Un fenómeno televisivo”. Total Film.
  •  “La mejor serie de TV jamás creada”. The Daily Telegraph.
  •  “Confía en su fama: es una obra maestra”. Empire.

[/unordered_list]

 

Jacobo Correa (@JacoCorrea).

Deja un comentario