Ya hemos hablado de la genialidad de Disney, pero nos hemos quedado cortos de espacio. Hoy continuaremos revelando los verdaderos finales de las películas que nos robaron el corazón en nuestra infancia.

Advertimos que el post podría contener spoilers o romperte el niño interior. Ya lo sabes, y si te perdiste la primera parte de este conteo, te recomiendo que leas aquí. ¿Listo? Comencemos.

La princesa muerta y los 7 Bogatyrs

¿No te suena? A primera leída a mi tampoco, pero este es el cuento original que Disney nos contó como Blanca Nieves y los 7 enanitos. En el cuento original, que pertenece a la tradición rusa, encontraremos diferencias significativas y un final muy diferente al que conocemos.

Blanca Nieves es una niña de siete años que se queda huérfana cuando su madre muere del susto (no te olvides de esto) cuando su padre regresa de la guerra. Queda al cuidado de su madrastra, y espejito, espejito.

El espejo le revela que Blanca Nieves de 7 años es la mujer más bella del reino, por lo que su madrastra decide matarla. Encomienda a una sirienta a que la lleve al bosque para la faena y esta se niega a hacerlo. Blanca Nieves queda libre y llega a una casa desastrosa vigilada por un perro.

Limpia todo, como lo que conocemos, y  al terminar, siete Bogatyrs arriban a la cabaña. En este punto, Disney cambió los protagonistas por siete enanos, lo que era más aceptado para la cultura popular. Un Botatyr es una especie de mercenario, caballero del medioevo, para ubiques a qué me refiero.

¿Y qué ocurre?

Blanca Nieves y los guerreros viven felices hasta que la su madrastra se entera de que esta sigue con vida. Ella decide hacerse cargo y ocurre lo que conocemos. Al llegar los Bogatyrs, no entienden qué ocurrió y el perro vigilante se come el restante de la manzana envenenada para mostrarles. Evidentemente, muere también.

Es encerrada en un ataúd de cristal que a posterior es descubierto por un príncipe que, de la ira, comienza a darle trastazos. ¿Cómo despierta Blanca Nieves? Pues, del susto.

El cuento concluye con Blanca Nieves y el príncipe encarando a la madrastra en el castillo, la cual, al verla tan vivita y coleando… se muere del susto.

La bella durmiente

Esta historia pertenece al italiano Giambattista Basile. Disney tiene varias versiones de este cuento, pero ninguna se parece al original. Para empezar, el personaje de Maléfica -uno de los mejores villanos en toda la historia de la animación- no existe.

La princesa Aurora es alérgica al lino desde nacimiento, por lo que su padre quema toda la tela del reino. Un día, Aurora se encuentra con una vieja que cosía en la calle y la invita al palacio. En agradecimiento, la anciana le regala un mantel del lino y un trozo de este se le queda incrustado en el dedo y muere.

El rey, muy acongojado, la encierra en una torre en el bosque y la deja dormir para siempre. No contaba con que otro rey iba de paseo un día y encuentra a Aurora plácida. Saquen sus conclusiones.

El cadáver de Aurora queda encinta y da a luz a mellizos. Unas hadas los cuidan, hasta que un día uno de ellos, en su afán de amamantarse, se engancha con el dedo y le saca el lino encajado. Aurora despierta muy desconcertada y pide explicaciones a las hadas, quienes la ponen al día.

Se va a vivir con el nuevo rey, que ya estaba casado, y la reina la manda a la hoguera. En el entretanto, le ordena al cocinero que sirva a su mellizos como cena para el rey.

¿Conclusión?

El cocinero fue más astuto. Cocinó a un par de corderitos y dejó a los hijos de Aurora con su esposa. El rey se da cuenta de que la reina estaba loca y la manda a quemar en vez de a su nueva pareja.

Rapunzel

Los Hermanos Grim son conocidos por sus cuentos fantásticos retorcidos, y muchos los cuentos que no llegaron al cine, son adaptaciones algo maquilladas. En el caso de Rapunzel, Disney lanzó hace unos años la cinta Enredados.

La historia se desarrolla en Alemania, cuando debido al antojo de su mujer, un hombre decide robarle unas plantas comestibles a una bruja. Esta se da cuenta y se las cambia por su hija, lo cual acepta. La bruja cría a Rapunzel en una torre y a esta le crece mucho el cabello.

Todos los días la bruja subía sosteniéndose del pelo de Rapunzel. Un joven ve lo que pasa y decide probar. Engaña a la chica y esta deja caer su pelo para que este suba.

Rapunzel queda embarazada del joven y la bruja se da cuenta. De inmediato le corta el cabello y la expulsa de la torre, y no contenta con esto, decide esperar al joven que la visitaba. Le tiende una trampa, y ante la sorpresa, el chico se lanza y queda ciego al estrellarse contra la tierra.

El joven vaga día y noche por el bosque gritando el nombre de su amada, hasta que una tarde esta le oye, luego de vivir meses a la interperie y con mellizos. De la alegría se abrazan, y Rapunzel lo cura con sus lágrima. La vista regresa y viven felices días.

Deja un comentario